Implantes Dentales


El implante dental es una estructura de titanio en forma de tornillo que se introduce en el hueso, este material tiene un excelente grado de biocompatibilidad con el organismo, lo que permite que se coloquen en el hueso mandibular o maxilar con el fin de crear una base sólida que soporte el diente artificial.

Desde un punto de vista funcional, los implantes dentales son exactamente iguales que nuestros dientes naturales por lo que nos permiten masticar con total comodidad, sonreír, hablar y, en definitiva, sentir la misma seguridad que con nuestra propia dentadura.

Las principales ventajas de los implantes son:
Conservación de dientes sanos: para sustituir un diente perdido con un puente es necesario tallar o rebajar los dientes sanos adyacentes. Los implantes dentales evitan tener que modificar esos dientes adyacentes, conservando su estructura íntegra.

Mejora de la estética facial: con la pérdida de los dientes el maxilar sufre una reabsorción que afecta a la estética facial, haciendo que el rostro parezca envejecido. La colocación de unos implantes dentales impide este proceso, manteniendo el aspecto natural, saludable y acorde a la edad del paciente. Las prótesis tradicionales removibles aceleran la reabsorción del hueso provocando un envejecimiento facial prematuro.

La edad no es un impedimiento para este prodecimiento. Una persona de edad avanzada puede beneficiarse de esta técnica odontológica sin mayor problema, de hecho, cada vez es mayor el número de personas mayores que dan el paso y cambian su dentadura postiza por unos buenos implantes dentales.
Implantes dentales financiados